Tema Reencuentro, Juan Posso jazz trío.

La Cadenza en el Concierto con la Orquesta de Cámara del Museo Municipal de Guayaquil.

Tema Oriente, grupo Asere

Tema Cambio de lugar, Juan Posso jazz trío.

Meditando el ritmo es un viaje concreto y abstracto, académico y salvaje, introvertido y extrovertido, tradicional y vanguardista, universal y nacional, a través de los ritmos cubanos. El piano y los samplers registrados se encargan de romper zonas de confort de compositor, intérprete y auditor, de cercenar gestos manidos y mutilar clichés y folclorismos caribeños que asoman solo para morir en el intento. Desde la contradanza y las danzas decimonónicas, hasta la rumba y la timba actual, atravesando el danzón y el Cha cha cha de los 50, la obra NO se detiene a meditar mucho tiempo en ninguno de esos géneros, solo los acaricia, coquetea con ellos y SÍ medita a vuelo de pájaro en su historia y recorrido. El piano también podría recordar a Bartok y el fraseo de Saumell y/o Cervantes; las técnicas extendidas se aplican en su madero-caja de resonancias, en lo que pudiera llamarse un salto al vacío estilístico de-categorizado y ecléctico. Los samplers algunos son reales, y otros, producto de la fantasía infinita de la tecnología y el creador; y claro que no faltan los motivos, temas o pretextos que le otorgan determinada unidad y dirección al discurso. Meditando el ritmo no es tonal, ni atonal, no es serial ni indeterminada, no es un homenaje, sino varios: a la escuela de piano cubana (polémica su existencia), a mis maestros (académicos y empíricos), a la música popular cubana y a mi isla.

Meditando del ritmo

Improvisación, Juan Posso jazz trío.